Ingredientes:

  • 1 lechuga romana.
  • 1 pechuga de pollo.
  • 4 rodajas de pan.
  • Queso parmesano para decorar.
  • Sal y pimienta negra

Para el aderezo:

  • 1 huevo.
  • 50 ml de aceite de girasol o de oliva
  • 4 anchoas en salazón.
  • 1/2 cucharadita de vinagre
  • 1 cucharadita de mostaza
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón.
  • 1/2 diente de ajo machacado
  • 50 gr de queso parmesano rallado

Preparación:

  1. En un procesador de alimentos procesa el huevo, las anchoas, el ajo, la mostaza, el vinagre y el jugo de limón. Mientras siga encendido el procesador, agrega el aceite poco a poco para formar un aderezo terso. Sazona con sal y pimienta y revuelve una vez más para combinar todos los ingredientes.
  2. Corta la pechuga de pollo en 3 filetes gruesos, y salpimiéntalos por ambas caras.
  3. Pon una sartén a fuego medio con un poquito de aceite, y cuando esté caliente, pon las pechugas. Cuando se hayan dorado por un lado dales la vuelta, y cocina hasta que estén por el otro lado. Normalmente necesitan apenas 2-3 minutos por cada lado.
  4. Corta la lechuga y ve poniéndola en un bol con agua y vinagre desinfectarla. Al cabo de unos 5 minutos, escúrrela bien.
  5. Tuesta las rebanadas de pan  (vamos a pasar de los crutones fritos que aportan mucha grasa). Deja que se tuesten hasta que el pan esté dorado y crujiente. Córtalo en trocitos.
  6. Corta las pechugas en tiritas finas.
  7. Coloca la lechuga en los platos elegidos para presentarla, y añade por encima el pollo, el pan tostado y la salsa, y ralla por encima queso parmesano al gusto. ¡Lista!

Sugerencia: Sírvela recién hecha, ya que sobre todo la lechuga y el pan pierden textura debido a la salsa conforme pasa el tiempo. 

Si te gustó esta receta, puedes compartirla con tus amigos…

Iniciar Chat