La carne de pollo es rica en niacina, más conocida como vitamina B3, un nutriente que fortalece al sistema nervioso y ayuda a prevenir la falta de memoria ocasionada, protege contra la enfermedad de Alzheimer y el deterioro cognitivo que esta enfermedad provoca.

La niacina del pollo también ayuda a nivelar el colesterol y, por tanto, su consumo disminuye el riesgo de afecciones cardíacas.

¿Te gustó este artículo? Puedes compartirlo con tus amigos…

Share This